Type to search

Bucaramanga

El panorama del sector cultural en Bucaramanga

Share

En redes sociales ha circulado un vídeo en el que una mujer les lanza huevos, desde su balcón, a un grupo de mariachis, mientras les grita que se vayan. Esto causó indignación por parte de los ciudadanos, ya que el sector cultural y artístico ha sido uno de los más afectados por la cuarentena.

El 12 de marzo, el presidente Iván Duque decretó que todos los eventos en el que se reunieran más de 500 personas debían ser cancelados. Entre estos se encontraban conciertos, obras de teatro y muestras artísticas. Sin embargo, la situación para este sector pareció empeorar el 24 de marzo, cuando el mandatario ordenó el aislamiento preventivo en todo el territorio nacional. Actualmente, la cuarentena va hasta el 30 de junio.

En toda Colombia, se han cerrado 300 teatros, 1.200 salas de cine, 1.500 bibliotecas y 800 casas de la cultura. Además, de acuerdo con DANE, de los 5,4 millones de empleos que se han perdido, 840.000 corresponden a actividades artísticas y de entretenimiento.

Sin embargo, muchos artistas han migrado a las redes sociales y han hecho uso de las herramientas digitales para seguir con sus actividades y de esta forma obtener algunos ingresos.

“La última vez que trabaje fue el día 14 de marzo y ha afectado demasiado ya que el trabajo se puso totalmente en ceros por todo este tiempo” nos declaró Diego Forero, mariachi conocido artísticamente como “El Potrillo de Bucaramanga”. De acuerdo con lo que nos mencionaba Diego, sus ingresos disminuyeron a cero durante los primeros días de la cuarentena, por lo que tuvo que buscar otras alternativas para obtener ganancias.

“Me reinventé con el servicio de serenatas virtuales, donde empecé a ofrecer varios paquetes desde 1 canción en adelante. Ofreciendo un servicio de valor agregado como la decoración y el montaje respectivo dependiendo el motivo a celebrar. Las ofrezco en vivo o pregrabadas teniendo una muy buena aceptación (…) de esta forma pude solventar varias deudas que se tenían” agregó Diego. A parte de esto, Diego logró aplicar a una de las becas que ofreció el Gobierno Nacional a través de la Casa de la Cultura y recibió un bono de $500.000.

Un grupo de mariachis toca frente a un conjunto residencial en Real de Minas / Santiago Albarracín

Dentro de este sector, las escuelas de música también han sufrido a causa de la emergencia sanitaria, o así nos lo afirma Rosty Fabián Blanco, profesor de música de Leadership Arts & Languages e intérprete de guitarra clásica: “La cuarentena en su etapa inicial afectó enormemente mi labor docente. Ya que antes contaba con una jordana laboral diaria de 8 a 10 horas y disminuyó a tan sólo una a dos horas al día. Mis ingresos en la actualidad han disminuido un 35 a 40%”. No obstante, aunque no haya recibido ninguna ayuda por parte de algún ente gubernamental, ha podido seguir ejerciendo su labor como docente a través de la virtualidad y al parecer la respuesta por parte de sus alumnos ha sido positiva.

Otro sector que se ha visto perjudicado es el de las librerías. El 11 de mayo el presidente decretó que estas tiendas podrían ir abriendo de forma gradual, mientras cumplieran con las normas de bioseguridad establecidas, pero a pesar de esto, las consecuencias económicas para las librerías no desaparecen. Además, la situación de estos establecimientos repercute en la estabilidad económica de las editoriales, autores e impresores.

“Con esta cuarentena que se vive a nivel mundial me he visto bastante afectada porque vivimos del comercio (…) Han bajado muchísimo las ventas, casi de un 80%” nos comentaba Paola Rivera, dueña de la Librería la 41.  A raíz de esta crisis, Paola tuvo que migrar a las redes sociales, en las cuales comparte fotografías de los libros que vende para así llegar a todos sus clientes potenciales.

Igualmente, con el fin de ayudar a la recuperación de las librerías, la Cámara Nacional del Libro lanzó una iniciativa llamada “Adopta una librería” con el fin de recolectar donaciones para pagar la nómina de 180 empleados que trabajan en 47 librerías.

Por otra parte, artistas en formación han visto su aprendizaje frenado a causa de la parálisis del sector de la cultura.

“Considerablemente, la formación artística requiere de las facultades y todos los sentidos dispuestos en la presencialidad, y aunque se pueda lograr por medio de la virtualidad no es lo mismo. Sigo recibiendo mis clases por medio virtual pero no siento que aprendo de la misma manera” afirmó Mario Alario, estudiante de danza urbana de la Escuela Municipal de Arte en Bucaramanga, y líder del grupo de baile Pryms.

“Al principio comenzamos subiendo vídeos a una nube dónde nos hacíamos retroalimentación correcciones para mejorar en el baile, y cualquier pregunta la resolvíamos en la videollamada, o compartíamos partes del vídeo donde teníamos dudas o partes que añadir” contestó Mario cuando le preguntamos sobre los ensayos con su grupo de baile, luego agregó: “De todas formas, siempre es difícil ya que es un baile de 7 personas, y entonces hacerlo cada uno por su lado lo hace más complejo”.

De acuerdo con los informes más recientes del Dane, la industria cultural aportó 28,4 billones de pesos al PIB en el año 2018, más que el sector de electricidad, a parte de esto, la economía naranja es la bandera del gobierno de Iván Duque, así que, por estas razones, es importante reconocer la labor que realizan los artistas y ser empáticos con ellos por la situación en la que se encuentran.

Comenta con Facebook