Categoría: Móviles en general

Cuidado con esos móviles de 8GB

Utilizamos nuestro smartphone para una enorme cantidad de cosas, desde organizar planes con amigos hasta para trabajar, pasando por escuchar música y hacer fotos. Y eso quiere decir una cosa: necesitaremos espacio para nuestras apps, nuestras canciones y fotos. Y algunos modelos quedarán inmediatamente pequeños, ya que buena parte del almacenamiento que se nos promete queda devorado por el software del terminal, con lo que debemos tener especial cuidado con los móviles de sólo 8GB de almacenamiento.

almc intern
Un buen ejemplo de esta problemática es el nuevo Sony Xperia M4 Aqua, un modelo con el que el gigante japonés buscaba renovar su oferta en la gama media y que cuenta con 8 GB de almacenamiento interno. A ‘vuelo de pájaro’, este espacio puede resultar suficiente para algunos usuarios que sólo quieran instalar un puñado de aplicaciones u guardar unas cuantas canciones, pero el problema es que si tenemos en cuenta lo que ocupa Lollipop y las aplicaciones preinstaladas nos quedamos con unos  1,25 GB para guardar nuestras cosas. Una ‘estafa’ que no es estafa porque de por sí tiene 8GB.

Sorpresa, cuando los 8 GB de la caja se convierten en menos de dos.

Almacenamiento-Sony-Xperia-M4-Aqua

Del espacio prometido, algo más de 4 GB es tomado por Lollipop, mientras que 2 GB son aplicaciones que vienen preinstaladas en el sistema y que en muchos casos no se pueden desinstalar. De estas, la más pesada es Facebook con 183 MB, seguida de Google Play Services con 124. Liquidando todas las que puedes eliminar se pueden llegar a liberar 470 MB, con lo que puedes sumar 1,73 GB para tus cosas, lo que, de nuevo, no es mucho.

Es cierto que hay alternativas, como las mencionadas tarjetas SD o el almacenamiento en nube, pero la capacidad interna de los dispositivos sigue siendo un elemento fundamental de estos. A medida que avanzamos y las aplicaciones son capaces de hacer más cosas, estas ocupan más. Y otra máxima es que da igual cuánto espacio tengas disponible, siempre lo acabarás llenando. Por eso conviene andarse con ojo a la hora de hacerse con un terminal con almacenamiento algo reducido porque te puedes llevar la sorpresa que al instalar cuatro aplicaciones tengas tu nuevo teléfono a reventar.

Cuando vayas a la tienda a comprarlo, en lugar de tomarte fotos para que alguien más las vea, revisa el almacenamiento del móvil antes de desembolsar tu dinero.

Vía: El Androide Libre