El parque de los gatos tiene su propio héroe: don Orlando

Esta es la historia de Orlando Villabona, un hombre que desde hace ya siete años se encuentra comprometido de corazón con alrededor de 130 gatos que habitan en un parque de Bucaramanga, víctimas de quienes en algún momento fueron sus dueños.

Un especial de:

Por: María Lucía Sarmiento Rojas

Editor y fotografía: Santiago Albarracín Angarita

Foto: Santiago Albarracín

«Don Orlando, vengo para adoptar el gatico, ese blanco con negro que se dejó alzar ayer». Don Orlando, que está detrás de la reja, recorre su mirada entre los gatos que se frotan en sus piernas; hay demasiados con las características que describe la mujer y no logra adivinar cuál es el gato al que se refiere. 

 

Si tuviera que nombrar a cada gato que habita en el parque, tendría que pensar (y aprenderse) más de 130 nombres; sin embargo, a pesar de que no pueda distinguirlos de esta forma a cada uno, el amor de este hombre hacia ellos es muy grande. Todos los días sale a las 8:00 a.m. desde su casa en Prados del Mutis, hasta el Parque Guayacanes (popularmente conocido como Parque de los Gatos). 

 

Es una caminata que comprende cerca de 20 minutos, muchas veces bajo el implacable sol que en ocasiones azota a Bucaramanga y, una vez en el parque, se queda hasta las 12 del mediodía. Mientras alimenta a los gatos, procura que estén aseados y sanos; luego, se regresa a su hogar a almorzar. A las 3:00 p.m. regresa nuevamente para continuar con su labor, y ya cuando el cielo empieza a oscurecerse se dirige a su casa a descansar: así lo ha hecho desde hace 7 años.

 

Foto: Santiago Albarracín

“Mira que son cosas de la vida que se le presentan, así de inesperada. Desafortunadamente, o afortunadamente digo yo, un domingo pasé por el parque; había llovido muchísimo, y había unos gaticos mojados en esas bancas de ladrillo, y me causó cosa, porque desde pequeño me he criado con animalitos y me duele mucho ver un animalito sufrir. Entonces la señora que antes los alimentaba vino y me contó que los habían dejado abandonados y que se habían muertos dos, y ella estaba llorando porque se le habían muerto, así que conseguimos una pala y los enterramos al lado una palma. Después ella me pidió que necesitaba colaboración con conseguirles concentrado, entonces ahí empecé a ayudarle” fue lo que nos contó don Orlando cuando le preguntamos cómo fue su comienzo en esta labor.

La señora que antes le ayudaba enfermó un año después de que don Orlando iniciará. Según él, a veces va al parque y alimenta a algunos gatos, pero no es muy frecuente. Cuando él comenzó con esto, eran 20 gatos los que tenía a cargo, actualmente, según don Orlando, son 130, pero pueden llegar a ser más.

Hay 130 gatos

al cuidado de don Orlando.

Con muebles viejos, tablas, restos de tejas, las pancartas de publicidad políticas, entre otras cosas que las personas arrojan porque las considera basura, don Orlando ha construido varias casitas para que los gatos se protejan del sol y de las fuertes lloviznas. Al lado de la entrada se encuentra la casa más grande del lugar, donde don Orlando guarda el alimento para los felinos y mantiene refugiados a los recién nacidos. Según cuenta él, un muchacho generoso le regaló la plata para que pudiera construir ese “cambuche”, dado que en el anterior le robaban el alimento para los gatos.

“Aquí todos los días botan, así sea uno, pero botan. Por ejemplo, anoche cuando me iba a ir llegó un muchacho con una cajita con cinco pequeñitos. Ahí los tengo, me toca darles tetero” manifestó don Orlando. Esta problemática ya viene desde hace tiempo; según una nota publicada por Vanguardia en el año 2018, desde el 2014 ya se presenciaba los numerosos abandonos de felinos. En esta misma nota, don Orlando expresó la necesidad de que trasladaran a los gatos, ya que los vecinos se estaban quejando por la gran cantidad de animales que habitaban en la zona. Sin embargo, la población de gatos ha venido aumentando, de acuerdo con lo que ha comentado don Orlando.

Foto: Santiago Albarracín

"Aquí todos los días botan, así sea uno, pero botan"

Orlando Villabona

Foto: Santiago Albarracín

A pesar de tener la edad haciendo peso sobre su espalda, don Orlando bordea el barranco que se precipita a su lado, para repartirles comida a los gatos, quienes van tras él maullando a la espera de recibir su bocado. Todos los días tiene que sacar de su pensión $33.000 para comprar 8 kilos de concentrado para gato, además, tiene que conseguir papeletas de leche Klim para los gatos bebés, ya que no puede comprar un tarro pues cuesta alrededor de $30.000 y el dinero no le alcanza. Afirma que no recibe ayuda de ninguna fundación o institución, su hija le ayuda con los gastos y a veces lo acompaña al parque y algunos vecinos de buen corazón le regalan concentrado, y cuando no tiene dinero, los dueños de las tiendas le fían la comida para los felinos, debido a que ya lo conocen y saben de su labor. Asimismo, hay una veterinaria que los conoce y se encarga de la esterilización de los gatos, sin embargo, le cobra por este servicio, y nos confesó que le debe dinero por esto.

“Hay días en los que se siente uno que, bueno, ¿hoy qué voy a hacer? Correr a la veterinaria a mirar si me fían, menos mal que me conocen” admite don Orlando. Se ve cansado, está prácticamente solo en esta labor y ya los años empiezan a hacer estragos en sus fuerzas. Sin embargo, sigue firme en velar por estos felinos, muchos, víctimas del abandono de los que algún día fueron sus dueños y que luego se cansaron de tenerlos como responsabilidad.

Don Orlando necesita el apoyo de la ciudadanía con concentrado para los gatos y leche en polvo para los gatos bebés. Quienes deseen aportar estas ayudas o brindarle la calidez de un hogar a alguno de estos gatos puede acercarse al Parque de los Gatos entre las 8:00 a.m. y 12:00 m o 3:00 p.m. a 6:00 p.m. La dirección del lugar que muestra en el mapa que está a continuación. Una mascota representa una gran fuente de amor y compañía, y estos gatos están a la espera de que algún alma caritativa les brinde el cariño y la atención que algún día les negaron.

Comenta con Facebook

Comparte esto: