Type to search

Internacional

El papa Francisco elimina el secreto pontificio para los casos de pedofilia

Share

En su cumpleaños número 83, el papa Francisco derogó el secreto pontificio que cobijaba los abusos sexuales a menores de edad por parte de funcionarios eclesiásticos, el cual estaba impuesto desde 1972.


El secreto pontificio es un código de silencio que protege la información confidencial sobre el gobierno de la Iglesia Católica, pero fue el cardenal Ratzinger (papa Benedicto XVI) quien lo extendió para los crímenes de violencia sexual a menores, con el fin de proteger la integridad de la víctima y el victimario.

Sin embargo, ahora las diócesis de cada Estado deberá ceder a la justicia la documentación, las denuncias y los testimonios sobre los casos de pederastia. A parte de facilitar el trabajo a la justicia, las víctimas también podrán tener acceso a una parte de la documentación de su caso, sobre todo a la sentencia. “Las víctimas tienen derecho a la información que según justicia les corresponda. En el proceso penal canónico, el denunciante o la víctima no son partes procesales, por eso no pueden tener el mismo acceso a la documentación que les corresponde a las partes. La reserva se debe mantener para no lesionar derechos de terceros o para no transmitir una información a la cual no tienes título para acceder. Pero esto ayudará a que las víctimas estén mejor informadas de las causas en las que estén implicadas” afirmó Juan Ignacio Arrieta, secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos.

De la misma forma, será considerado delito la adquisición y divulgación de material pornográfico de menores de 18 años por parte de algún funcionario eclesiástico, endureciendo las normas para enfrentar a la pederastia dentro de la institución, ya que antes solo se sancionaba las imágenes que correspondían a menores de 14 años.

Las víctimas celebran este hecho, el chileno Juan Carlos Cruz, víctima del sacerdote Fernando Karadima, escribió en cuenta de Twitter que “esto es un triunfo para las víctimas, y a los obispos y cardenales y curas que se amparaban en este decreto pontificio se les acabó el carnaval de oscuridad en que vivían y ahora tendrán que responder ante la justicia” .

Numerosos funcionarios de la Iglesia Católica se han visto envueltos en casos de violencia sexual a menores, y algunos también han sido culpables de obstruir la información con respecto a estos delitos. Uno de las casos más controversiales fue el que reveló el diario Boston Globe, en el que destapó una gran red de encubrimiento que se venía tejiendo desde 1986 por parte de iglesia bostoniana.

Comenta con Facebook