Indígenas levantan mesa de trabajo con el Gobierno debido a las masacres

Nacional

Los indígenas, sindicales y organizaciones sociales del Cauca anunciaron su levantamiento de la mesa de trabajo que se venía adelantando con el Gobierno Nacional, por medio del ministerio de Interior, para tratar el tema de construcción en la política púbica con el fin de hacer cumplir los derechos humanos.

“Las organizaciones sociales hicimos un análisis sobre la crisis en la región en materia de derechos humanos y las respuestas que el gobierno nacional anunció, a raíz de la violencia en zonas como el norte del departamento, en ese ejercicio nos dimos cuenta que es éticamente imposible continuar con un diálogo de una política pública en la materia, mientras que a nuestros compañeros los están asesinando”, puntualizó el vocero de la mesa territorial de garantías del Cauca, Cristian Raúl Delgado Bolaños. Además, el vocero agregó que la decisión se produjo como consecuencia de las últimas contradicciones presentadas por las autoridades nacionales al momento de enfrentarse a la crisis humanitaria que, actualmente, está viviendo el norte del Cauca.

Organizaciones sociales como Asoinca, Marcha Patriótica, CUT, entre otras; se han declarado en asamblea permanente con el propósito de consultar en las comunidades del territorio cómo participarán en el próximo paro nacional el 21 de noviembre; este es unos de los tantos efectos que se han venido produciendo tras una semana de masacres tanto en Toribío (muerte de cinco indígenas) como en Corinto (muerte de topógrafos), además del asesinato en contra de otros dos indígenas.

Asimismo, Delgado Bolaños expresó “Que pare la violencia, es necesario que entre todos defendamos la vida, que trabajemos por un país en paz y avanzar en la consolidación de los acuerdos de paz, por eso no hablamos más con el actual gobierno, porque vemos que primero anuncia un incremento militar para la región y luego una serie de medidas sociales que poco impactan, en nuestro criterio, a las realidades de nuestros territorios”. Igualmente, Joe Sauca, coordinador del área de derechos humanos del Cric, indicó que sectores indígenas, campesinos, entre otros, no consideran que el incremento en la fuerza pública de la región sea la solución para combatir correctamente la violencia.

“Históricamente el departamento ha estado militarizado, que hoy pongan más pie de fuerza, es distinto. Cuando esto pasa, en los territorios se agudiza la violencia, Mire el caso de la masacre de Karina García, donde murieron además dos compañeros indígenas. El gobierno hizo un consejo de seguridad, anunció 1.500 soldados, pero uno se pregunta si llegaron o no llegaron porque las muertes continuaron en la región como las dos masacres posteriores a la presentada en Suárez”, dijo Joe Sauca.

“Por eso, acá en el Cauca, nos acogemos al llamado de paro nacional por 24 horas. En Popayán y Santander de Quilichao serán el epicentro de las movilizaciones y estamos prestos para ampliar las jornadas de protesta si es del caso”, expresó el presidente de la regional Cauca de la CUT, Óscar Alirio Sánchez  quien, a su vez, está en contra del anuncio sobre más batallones en esta zona del territorio colombiano, ya que -para él- esta es una clara muestra de la escasa voluntad por parte del Gobierno para dialogar con las comunidades.

Luego de la llegada del presidente Iván Duque al departamento, escenario que no logró contrarrestar los asesinatos en municipios como Corinto, se realizó el anuncio acerca de no seguir las conversaciones con el Gobierno para debatir la crisis humanitaria.

 

 

 

 

 

Comenta con Facebook