Type to search

Bogotá Nacional

¿Los querían desaparecer? Habló joven retenido por el ESMAD en un carro particular

Share

Carlo Giovanni Russi Rodríguez denuncia haber sido retenido sin justificación, además de ser maltratado física y psicológicamente por parte de agentes del ESMAD cuando fue retenido en un carro particular en Bogotá mientras caminaba con su novia.


De acuerdo con el testimonio que brindó Russi Rodriguez al medio La Nueva Prensa, el 10 de diciembre, noche en la que ocurrieron los hechos, él estaba andando en bicicleta con su novia cuando varios agentes del ESMAD se acercaron a él para golpearlo, rompiéndole las gafas y destrozando su bicicleta. Posteriormente, un agente de la SIJIN lo obligó a subirse en un vehículo particular. También aseguró que su novia fue víctima de agresiones por parte de los policías, llamándola «mosa de un guerrillero» y, de la misma forma, la bicicleta de ella fue destruida por uno de los agentes.

Durante el recorrido en el auto, Carlo asegura que los maltratos no cesaron: lo golpearon en la parte posterior de la cabeza, lo amenazaban con cortarle la oreja y desaparecerlo, además de acusarlo de «guerrillero».

Cuando lo llevaron al CAI del barrio Nicolás de Federman, el agravio continuó, pues no le permitieron sentarse a pesar de sus heridas, solo hasta que el agente de la SIJIN salió del lugar, el policía encargado de la estación de brindó agua, escuchó su historia y le permitió marcharse entregándole el celular, que había sido parcialmente destruido, y su cartera, en la cual solo habían 2 mil pesos, cuando al inicio de la noche tenía 102 mil pesos.

Alejandro Moncada grabó desde su ventana cuando los policías se llevaron a Russi. Poco después, el vídeo se difundió por las redes sociales.

De la misma forma fue retenida María Fernanda Peréz, quien asegura que mientras intentaba defender a su novio de las agresiones de unos agentes del ESMAD, cuando unos policías la subieron a un auto particular en contra de su voluntad.

Al respecto del caso de Pérez, el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, Hoover Penilla, afirmó que aquel procedimiento era legal, y que la joven había sido retenida solo para conocer su particpación en medio del bloqueo, y con respecto al uso de vehículos particulares, se excusó diciendo que no tenían disponibles patrullas de policías.

En relación con el caso de Russi, Penilla no se pronuncio al respecto, solo pidió que «no se cuestione todo lo que hacen nuestros policías».

Por ahora, la Procuraduría abrió una investigación preliminar por los presuntos abusos cometidos en estos casos.

Comenta con Facebook