Cravo Norte en riesgo por la presencia de grupos guerrilleros

Investigación Otras ciudades

Este artículo es publicado gracias a la alianza institucional entre Radio Cravo Norte y El Vìnculo Digital

En los últimos meses, el municipio de Cravo Norte ha experimentado de nuevo el terror, la zozobra y el miedo por cuenta de la embestida de los grupos armados ilegales que hacen presencia en la región. El ELN actúa con mayor vehemencia e impone sus propias leyes, por su parte, las disidencias de las FARC han empezado a ejercer control sobre el territorio, realidad que las autoridades no han querido aceptar. 

Los comerciantes y ganaderos de la municipalidad son los principales afectados por el aumento de las extorsiones y las amenazas telefónicas. “Me cobran una colaboración de la guerra y me toca presentarme a una vereda para rendir cuentas y escuchar las recomendaciones que ellos (ELN) hagan”, le dijo en exclusiva a Radio Cravo Norte, un habitante que pidió reservar su identidad por motivos de seguridad.

“El ELN viene realizando otras conductas relacionadas con la financiación de la guerra como el hurto de ganado, el despojo de tierras y el desplazamiento forzado de las comunidades rurales, en su mayoría. Desde la personería municipal se había advertido previamente sobre esas situaciones, con el fin de que la institucionalidad se volcara hacia la localidad y ejerciera actuaciones que mitigaran esos escenarios de riesgo” cuenta la representante del Ministerio Público, Alba Janeth Lizarazo.

 

A mediados de enero aparecieron pancartas del ELN prohibiendo la caza, la pesca y la entrada a algunas fincas, adicionalmente, el desplazamiento después de las diez de la noche entre Cravo Norte y la capital del departamento. Sobre eso, la personera Lizarazo dice que la población civil está en riesgo. “Quienes permanecen en esas zonas son las comunidades, no es la Fuerza Pública, tampoco las instituciones, eso hace que los afectados por cualquier acción o reacción que se presente sean los habitantes de esas poblaciones”.

 

El Ejército Nacional sabe que hay presencia del ELN y de las disidencias en todo el departamento, además conoce las actividades que desarrollan en los municipios para financiarse y sostener sus actuaciones criminales. “Trabajamos a diario para mitigar esos flagelos, pero es importante la colaboración de la comunidad y el llamado que nos hagan”, relató una fuente militar.

Fuente: Fundación Ideas para la Paz

“Creo que todos los comerciantes esperan lo mismo que yo, menos vacunas, menos amenazas y la reacción rápida de las autoridades para protegernos. Sinceramente, denunciar produce miedo- el mismo que tengo ahorita que me está grabando-”

El fin de las conversaciones entre el Gobierno y el Ejército de Liberación Nacional, podría significar la arremetida bélica y terrorista más fuerte de los últimos años en todo el departamento de Arauca. Cravo Norte- pueblo pacífico y alejado por varios años del conflicto- no sería la excepción

Comenta con Facebook